Hagamos la diferencia

Columna: Será el Sereno

Juan Guzmán

Hagamos la diferencia

Hace algún tiempo en una clase de vialidad aprendí que hay tres tipos de señalamientos colocados en las calles o cruceros de la ciudad, estos son; Informativos, Preventivos y Restrictivos, los cuales nos enuncian alguna indicación según sea el caso, sin embargo, muchos no los entendemos o simplemente ni cuenta nos damos de que están ahí, o en el peor caso, no sabemos que significan.

En el caso de los informativos, como su nombre lo dice, nos informan sobre algún restaurante próximo o una gasolinera entre otros, estos son más comunes verlos en la carretera. En cuanto a los preventivos, nos señalan alguna obra en construcción próxima, un camino sinuoso o un paso peatonal, por ejemplo.

En el caso de lo restrictivos, nos da una indicación como la de no circular en algún sentido, el límite de velocidad o prohibir la vuelta en “U”.

¿A que voy con todo esto?, pues eso mismo está pasando con la actual pandemia que estamos padeciendo en todo el mundo, muchos no entendemos las indicaciones que se nos están dando, que son simples acciones para evitar que sigan propagándose los contagios.

Y es que lo he dicho, mientras no entendamos la diferencia entre “prohibir” y “restringir” no vamos a entender cómo actuar ante esta contingencia, y es que es muy simple, y lo vemos todos los días en las calles, siendo sinceros muchos hemos dado una vuelta en “U” en algún punto o los más común, pasarse un semáforo en rojo, sabemos que está restringido hacerlo, pero aun así lo hacemos, aunque si nos ve transito es una multa segura.

Entonces si no hacemos caso a los señalamientos viales que es común en nuestra vida cotidiana, menos vamos a hacer caso a las indicaciones preventivas para evitar más contagios de Coronavirus que es algo nuevo que estamos viviendo, y es que por naturaleza cuando nos prohíben hacer algo buscamos la manera de hacerlo.

Este es el caso de la implementación de doble “No Circula” que decretó el Gobierno del Estado para bajar la movilidad y así evitar más contagios, el lugar de ver el lado positivo de esta medida, buscamos “peros” sin importar que es por nuestro bien.

Si bien es cierto al principio el gobierno no informó con claridad las restricciones de esta medida, esto provocó que cada quien dedujera lo que quisiera y se volvió un tema controversial y hasta politizado, creando un ambiente de incertidumbre.

Esto es simple, no tenemos prohibido salir a la calle en nuestros carros, tenemos restringido circular un día determinado de la semana según el último número de la placa, al menos que se trate de ir a trabajar o una emergencia médica, sin embargo, aun así, muchos ponen el grito en el cielo y se quejan que los quieren obligar a utilizar el transporte público con más ´probabilidad de contagiarse.

Esto no es así, no estoy de lado del gobierno del estado, pero si bien es cierto, si no vamos a trabajar, cosa para lo cual no está restringido circular ningún día de la semana, ¿entonces para que vamos a utilizar el carro precisamente el día que no circula?

¿Hacer el mandado?, tenemos el resto de la semana para hacerlo, así como para ir a cargar gasolina, ir al banco, pagar el agua, la luz, etc. Pero somos tan incapaces de comprender y hacer algo por los demás que buscamos la manera de llevar la contra, esto hasta que nos toca vivir en carne propia la situación, entonces así sí hacemos caso.

Y lo hacemos porque sabemos que, aunque hay leyes y restricciones, con una “mordida” lo solucionamos todo, ¿pero porque aquí no y en otras partes sí? Los que cruzan a Laredo, Texas, antes de pasar las casetas de revisión se ponen el cinturón, hasta viajan a menos del límite de velocidad para evitar ser multados, y en estos días hasta portan el cubre bocas, porque allá las multas son altas, en dólares y no hay posibilidad de dar una “mordida” al agente de seguridad para que los dejen ir.

Tal vez aquí en México estas leyes, porque las hay y también hay multas, se deberían de hacer valer para que de una vez por todas entendamos que no podemos hacer lo que queramos, pero aún falta mucho para esto mientras siga habiendo corrupción de la cual somos parte también, porque se necesitan de dos personas para eso.

No se trata de partidos, de gobernantes, de multas o sanciones, se trata de nuestra salud, mientras no hagamos caso de las indicaciones preventivas, mientras no hagamos conciencia y razonemos el porqué de las cosas, esto tardará más en acabarse y por ende más tiempo en que podamos volver a la normalidad.

Pero sigamos haciendo carnes asadas, continuemos saliendo a la calle sin cubre boca, sigamos juntándonos en grupos de personas, al cabo el Covid-19 no existe y solo es un invento del gobierno que nos quiere tener encerrados engordando.

Mientras tengamos esta mentalidad no vamos a salir adelante, no busquemos el cómo no, busquemos el como sí, unámonos por nuestras familias, por nuestros hijos, amigos, por nuestro propio bien, para que así pronto volvamos a abrazarnos y que nuestros hijos puedan salir a jugar, dejemos de ser tan negativos y egoístas.

Un reconocimiento a la Diputada Local, Yahleel Abdala Carmona, que fue la única legisladora que salió a aclarar las dudas de las personas en torno al “no circula” que entró en vigor el pasado viernes, aunque no le correspondía dio una muestra de lo que se debe hacer en estos casos en que hay interrogaciones e incertidumbre, sobre todo reconocer la paciencia que tuvo ante las personas que preguntaban y preguntaban lo mismo y sacaban “peros” a todo.

Comentarios: guzmancalderon14@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: